Leave a comment

Son preciosas y nos encantan, pero ¿Cuál es el origen de las faldas?

Nuevamente contentos de recibirte en otro artículo del blog en Sacoleira en el que además de ofrecer herramientas motivadoras para el buen desarrollo de las mejores franquicias tanto en Puerto Rico, República Dominicana y los Estados Unidos, también buscamos brindar contenido interesante a fin de expandir nuestros conocimientos sobre una industria tan apasionante y bella como es la de la moda. En esta oportunidad estaremos comentando sobre una prenda de vestir que ha sido parte del diario vivir desde que tenemos uso de razón, hablamos de la falda, esa que combina con infinidad de estilos y que prácticamente nos salva la vida durante las altas temperaturas del verano, haciéndonos ver tan elegantes como preciosas en todo momento.

Sin embargo, no todos conocen el origen exacto de una prenda de vestir tan popular como lo es la falda y por ende estaremos comentando sobre sus tan curiosos comienzos y como fue evolucionando hasta lo que vemos hoy ¡Así que por favor permanece con nosotras hasta el final de este artículo, puesto que ya entraremos en materia!

Sus inicios se remontan al Antiguo Egipto

Según lo que se conoce hasta ahora, las faldas tienen sus orígenes en los asirios, sumerios y egipcios, quienes ya usaban dicha prenda hace miles de años, siendo tremendamente popular entre hombres y mujeres. Si bien otras culturas ya usaban faldas mucho antes que los egipcios, fueron estos últimos quienes llevaron su estilo hacia otros niveles, ya que es importante recordar que el Antiguo Egipto fue la cuna de ciertas costumbres y productos relacionados a la moda de hoy en día.

En sus comienzos, la falda era más bien usada como una prenda de vestir para ambos géneros, o lo que se conoce como unisex, siendo ampliamente aceptada tanto por los hombres de aquel entonces, quienes preferían usarla por encima de la rodilla, como también por las mujeres, quienes la usaban de tal forma que llegara hasta los pies. Como es de esperar, el uso de esta gran prenda seguiría evolucionando hasta los tiempos de la Edad Media.

La Edad Media como gran punto de evolución

La falda siguió gozando de muchísima relevancia incluso en una época tan conservadora y estricta como lo fue la Edad Media, siendo muy utilizada por los más altos estratos de la sociedad de aquel entonces. Durante aquellos años, la llamada ‘’saya’’ fue sin lugar a dudas el tipo de prenda más popular entre las féminas de la alta sociedad, y es que más que ser una falda, la saya era más bien un conjunto de piezas que debían colocarse con mucha paciencia a fin de lograr proyectar la imagen adecuada ante el resto de personas de un rango inferior.

La exclusividad de la saya como prenda orientada a la alta sociedad acabó con la llegada de Carlos I en el siglo XVI en España, ya que, tras el inicio de su mandato, el uso de la falda se expandió hacia todo tipo de personas sin importar su estatus, en lo que se considera como un acontecimiento importante que incluso haría que las faldas sean un elemento arraigado a la cultura española incluso hasta el sol de hoy. Gracias a esta ‘’revolución’’ en la moda, surgieron prendas de vestir de aquel entonces como la falda saboyana o la basquiña, las cuales fueron la opción ideal para estar a la vanguardia de esa época.

La evolución de la falda hasta actualidad

El inicio del siglo XX fue con total certeza determinante en cuanto a definir el estilo de la falda hasta lo que usamos en la actualidad, puesto que, a partir de los años 30, fue viéndose una clara tendencia en reducir la longitud de dichas prendas hasta acercarse tímidamente a las rodillas. Una vez transcurrida la década de los 60, 70 y los rebeldes años 80, una explosión de la sensualidad fue vista en gran parte del mundo, cuando las marcas de ropa más emblemáticas comenzaron a lanzar modelos de faldas cortas tanto para ambientes casuales como de oficina, aunque claro, siempre manteniendo la elegancia y calidad que caracteriza a una prenda de este tipo.

Hoy en día las faldas son un símbolo de elegancia, fortaleza y confianza en la mujer, pudiendo encontrarse modelos de todos los tamaños, diseños y estampados para diferentes tipos de gustos. ¿Qué esperas para obtener la tuya? ¡Realiza tus compras online o visita alguna de las mejores franquicias de Sacoleira para encontrar la que estarás luciendo durante estas navidades!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.